Etiquetas

, ,

Unas Señoras bajando la calle Bellver, próximas ya a la calle Infanta, zona en que se efectuó el Auto de Fe.

En la zona de árboles-segunda fila-se encontraba el lugar llamado “Es Fogó des Jueus”

Quien podría pensar que en este maravilloso sitio en que vivimos, allá por el siglo XVII se procedía a la ejecución de judíos que se negaban a abjurar de su fe, el lugar se llamaba “Es Fogó des Jueus” su propio nombre habla por sí sólo .El lugar se encontraba aproximadamente en la esquina de las Calles Bellver e Infanta.

El 6 de Mayo de 1691 se notifica a los 21 reos la suerte que les correspondía:

1.- Relaxados en persona-garrote vil.

2.- Relaxados en persona-quemados vivos en la hoguera.

3.-Relaxados en estatua con sus huesos, eran personas que habían muerto en prisión y se desenterraban sus huesos para que fuesen quemados.

4.-Relaxados en estatua-fugitivos.

El día 8 de mayo se organizó el cortejo, la Inquisición sabía organizar bien las cosas por el efecto de terror que causaban.

“Desde las cárceles de la inquisición, en la ciudad, los catorce reos condenados a muerte, a horcajadas sobre jumentos, con la infamante indumentaria de los convictos de judaísmo, pintadas llamas infernales y repugnantes sabandijas en sus ropas y con un cirio verde en sus manos, eran conducidos al lugar de la ejecución, al quemadero de Bellver. A lo largo del recorrido, el público se congregaba para verlos pasar, rodeados de graves dominicos, jesuitas y capuchinos, exaltados y dominantes ,con sus vestimentas talares, sus rosarios y sus cruces, exclamando en voz alta jaculatorias y oraciones en latín; soldados y familiares del Santo Oficio, jueces, fiscales, inquisidores, alguaciles, notarios…..”(Mascaró Pasarius, “Judíos y descendientes de judíos conversos en Mallorca”)

Llegados al lugar se procedió a la ejecución de las penas. Copio integro el relato del Padre Francisco Garau, presente en el acto y que nos da idea de hasta dónde nos puede llevar la obcecación y el extremismo en temas de religión.

Dice así el Padre Garau -jesuita- “Dígase la verdad ,que como los reducidos recibieron con ojos serenos la soga y se sentaron en el palo con ánimo sosegado ,así al contrario estos impenitentes(Se refiere a los hermanos Tarongí y a Rafael Valls al ver de cerca la llama comenzaron a mostrar su furor ,forcejeando a toda rabia para desprenderse de la argolla ,lo que al fin consiguió el Tarongí ,aunque ya sin poderse tener cayó de costado por el mismo fuego del que huía .Y su hermana Catalina que antes se había jactado de que había de arrojarse al incendio ,al lamerle las llamas gritó repetidas veces que la sacaran de allí ,aunque siempre pertinaz en no querer invocar a Jesús .Ni le bastó al Valls la estoica insensibilidad afectada-que va mucho de hablar a obrar ,y donde llega fácil la lengua no acompaña siempre el corazón-Mientras llegó solo el humo era una estatua ,en llegando la llama se defendió ,se cubrió y forcejeo como pudo y hasta que no pudo más ,.Estaba gordo como un lechonazo de cría y encendiose en lo interior de manera que aun cuando no llegaban las llamas ardían las carnes como un tizón y reventado por medio se le cayeron las entrañas como a Judas””La Fe Triunfante”

Esperemos que esta locura no se vuelva a repetir, cualquier religión llevada a extremos es peligrosísima, hoy día tenemos suficientes muestras de ello.

Para más información recomiendo:

Judíos y descendientes de judíos conversos en Mallorca. J. Mascaró Pasarius.

La fe triunfante. De Francisco Garau, Jesuita.

Anuncios