Cuando era niño, muy niño (4 años), fui uno de tantos Terreneros que fueron al colegio “de las monjas” en la calle Ramón Servera Moyá. Concretamente durante el curso 1961-62. De ahí cumplí el ciclo lógico de colegios terreneros: La Pública (la antigua de la calle Teniente Mulet), San Luis Gonzaga y la parroquial, con Don Jaime.
Desde aquí quiero rendir un pequeño recuerdo a aquellas monjas con estas dos fotografías. Las separan unos cincuenta años, pero el otro día al regresar a ese colegio, no pude evitar hacerle esta foto. Lástima que esté cerrado y que en su patio, si todavía existe, ya no se escuchen aquellas voces infantiles de tantos y tantos terreneros que allí acudimos. Nada más llegar a su puerta me vino de repente a la memoria (maravilloso cerebro que cada día me sorprende) que cuando me castigaban pasaba a la casa de enfrente y allí, rodeado de monjitas que bordaban, cumplía mi condena de media hora. No se dónde estarán ahora, pero si desde Allí me pueden leer, que sepan que no las he olvidado.
Juanito Negreira

Carpetilla de fotos que conservo con mucho cariño.

Carpetilla de fotos que conservo con mucho cariño.

Una de las fotos de esa carpetilla.

Una de las fotos de esa carpetilla.

Obsérvese que 52 años después se mantiene la misma verja en la puerta.

Obsérvese que 52 años después se mantiene la misma verja en la puerta.

Anuncios