LOS IMPOSIBLES (y peligrosos) ACCESOS DE LOS TERRENEROS DEL PASEO MARÍTIMO HACIA EL RESTO DEL
BARRIO: Escaleras de S’Aigo Dolça, Calle de los baños o Carrer dels banys, Plaza del Mediterráneo, La Cuarentena, La Pedrera y Can Barbará. A pesar de ser muchos los enlaces, son una barrera imposible de franquear para los que viviendo en el paseo marítimo y que ya tenemos una cierta edad, queremos subir al resto del barrio, la compra de una barra de pan, del periódico, farmacia etc. se convierten en una aventura imposible; lo mismo ocurre con los que viviendo en la parte de arriba quieren darse un paseo por el Marítimo; el asunto tiene muy difícil solución, el barrio siempre ha sido empinado, no en vano estamos en las faldas de Bellver, aunque algunos podrían mejorar.


Escaleras de S’Aigo Dolça: Son 48 escalones, que si normalmente son difíciles, cuando están mojados se convierten en casi imposibles, y de noche, simplemente es mejor no intentarlo si no se quiere tener un serio disgusto, la seguridad en este tramo y hasta el paseo marítimo brilla por su ausencia. (Problemas graves de seguridad de noche).

Carrer dels banys. Este es el más conflictivo, llamado “Carrer dels banys”, que parte de la plaza Gomila pasa bordeando Titos, era el que habitualmente se empleaba para bajar a los baños que había entre el Hotel Victoria y Can Bárbara, (nosotros lo empleábamos mucho para ir al Club Playas de Can Barbará) hoy se ha convertido en un vertedero maloliente e inseguro aun de día, pues ahí acampan todo tipo de personajes y se puede producir una sorpresa no deseada. En la foto inferior vemos el primer tramo, que parte de Gomila y que ya de por si


Invita poco al paseo.


El segundo tramo, no mejora mucho el aspecto, ni invita al paseo, y además de invitar poco, huele de una forma que echa para atrás al incauto que se introduce.

No mucho mejor aspecto presenta el tercer tramo, pegado al ascensor de entrada a Tito´s desde el Paseo Marítimo, si has sido capaz de llegar hasta aquí

 


Este callejón, por su escasa limpieza y por seguridad es poco
recomendable, en todo caso se sugiere ir acompañado.

Escaleras de la Plaza del Mediterráneo.- Muy conocido por los viejos del lugar, pues salía de la Plaza del Mediterráneo y pasaba entre el Hotel y el cuartelillo de la guardia civil, con lo que la seguridad estaba asegurada;


…hoy son unas escaleras en general limpias, pero muy difíciles para un jubilata como yo, y si no prueben un par de veces.


Muy limpias, seguras y con muy buena luz. Pero se hacen muy “cuesta arriba” y en general son poco conocidas.

 

Las Escaleras del Parque de la Cuarentena.


Una de las vías más asequibles, sobre todo cuando estaba abierto el bar, que ahora desgraciadamente permanece cerrado y sin –parece ser- posibilidades de abrirse a corto plazo. El bar, además de significar un agradable rellano en la subida, se preocupaba de la limpieza de la zona y su presencia abierta, con sus clientes era fundamental para dar una sensación de seguridad que se agradecía; aquí quedamos los de cierta edad a la espera de que por quien proceda, se autorice de nuevo la ocupación y apertura de este café.

La calle Pedrera.- Es la siguiente de la lista, es la posiblemente más empleada actualmente, pues el tráfico y el movimiento de personas le garantiza una cierta seguridad, subirla es una prueba de esfuerzo importante pese a su escasa longitud, ha sido testigo de la rotura de bastantes fémures y caderas de gentes de la tercera edad, antes Son Dureta, y hoy son Espases y otras clínicas son espectadores de siniestros de diferente entidad.

 


 

Ahí la tenemos, la “cuesta de la pedrera” ya sabemos que es muy difícil de aliviar, pero una barandilla, una barandilla es poco pedir. Vamos a ver si damos la lata, y terminan poniéndola.

 

La última, la de Can Barbará.- Realmente no se emplea para subir, sino para bajar a disfrutar de can Barbará, que a pesar de estar copada por diferentes embarcaciones, todavía se merece un paseo. Y es de lo poco


que nos va quedando de aquellos tiempos en que disfrutábamos de los baños y del club playas, de los paseos en barca de remos y de la pesca con caña de suret, y que trepábamos sin enterarnos.


Sabemos que todas las soluciones son difíciles, pero no pedimos mucho, limpieza, seguridad y algun pequeño detalle que nos facilite el movimiento, el problema para algunas generaciones de terreneros, es grave, pero parece importar poco a aquellos que se creen “autoridades” y que se conforman con un paseo cada cuatro años a ver si pescan el voto de algun incauto.

Anuncios